No todas las calorías son iguales

Guía para distinguir entre los diferentes tipos de calorías. ¿Cuáles conviene evitar?

La palabra ‘caloría’ tiene muy mala reputación, y despierta gran rechazo entre la gente que intenta bajar de peso o mantener algún tipo de dieta. Se trata de algo que mucha gente tiene presente a la hora de comer o que incluso cuenta.

Sin embargo, existe una gran desinformación sobre ellas ya que, popularmente, se asocian sólo al sobrepeso y la obesidad. Las calorías realmente son la unidad con la que se mide la cantidad de energía que contienen los alimentos.

En esta época del año en la que se dispara el consumo de alimentos y bebidas a causa de las celebraciones navideñas, puede resultar de gran ayuda saber un poco más sobre este tema, y conocer qué tipo de calorías son las más beneficiosas para el organismo y cuáles conviene evitar.

Valor energético de los alimentos
En este sentido hay que tener en cuenta que cada gramo de carbohidratos y de proteínas aporta por igual cuatro calorías, que un gramo de grasa contiene 9 de ellas y uno de alcohol 7.

Otro dato que suele desconocerse es que, cuanta más agua contenga un alimento, menos energía aporta. Por ejemplo, las verduras tienen 95 por ciento de agua, por eso son uno de los alimentos más recomendables.

 

Tipos de calorías

  1. Las derivadas de los carbohidratos: Los carbohidratos son componentes que el organismo procesa fácilmente, por lo que la mayoría de su energía se puede almacenar y eso no siempre es saludable. Al consumir carbohidratos se estimula la producción de la insulina, una hormona que toma azúcares de la sangre y los deposita en células en forma de grasa. Por lo tanto, hay que evitar los carbohidratos que hagan que la insulina actúe con mayor eficacia, como el azúcar, y consumir los que no, como el arroz, los cereales o los tubérculos.
  2. Las originadas en las proteínas: Son nutrientes que aportan la misma cantidad de calorías que los carbohidratos (4 por gramo). Sin embargo, tienen un efecto diferente. Requieren de un proceso complejo para absorberse y para liberar su emergía, además de que no generan picos de insulina y, como consecuencia, no se acumulan tanto en forma de grasa.
  3. Las de las grasas: Son los alimentos que tienen más calorías. Las grasas se pueden acumular de manera ilimitada en el cuerpo y son el último recurso que se usa como fuente de energía. Aún así, hay que tener en cuenta que son necesarias para muchos procesos vitales.
  4. Calorías vacías: Las llamadas calorías vacías son las principales responsables de la obesidad, ya que contienen muchos azúcares pero poca cantidad de otro tipo de nutrientes. El organismo, a través de la insulina, acumula esas calorías en forma de grasa.