Colombia es el país con mayor concentración de tierra

Según Oxfam, Colombia es el país latinoamericano con el reparto de la tierra más desigual

Más del 50% de la tierra productiva de América Latina está concentrada en solo el 1% de las fincas más extensas, lo que significa que la mayor parte de la explotación agraria de la región está concentrada en muy pocas propiedades. Estos son los datos que anuncia Oxfam Internacional a través de un informe. Oxfam Internacional es una red de 18 ONGs que vela por la erradicación de la pobreza en el mundo .

Colombia es el país más preocupante: “Las fincas de más de 500 hectáreas –que apenas representan el 0,4 por ciento del total de explotaciones– concentran el 67,6 por ciento de la tierra productiva”. Esto es lo que se destacaba en el estudio ‘Desterrados: Tierra, poder y desigualdad en América Latina’, que será presentado miércoles en Bogotá, y que evaluó los censos agropecuarios nacionales en 15 países latinoamericanos.

“En Colombia ha aumentado el acaparamiento de la tierra, de manera exponencial, desde que empezó la llegada de las trasnacionales, cuando se vendió el potencial nacional para la inversión extranjera. Eso no está mal, pero el problema es que no hay mecanismos para controlar la concentración”, señaló Aida Pesquera, portavoz de Oxfam para Colombia.

Otros países que cuentan con unas estadísticas similares a las colombianas son Chile y Paraguay. Allí, el 70% de la tierra se acumula en el 1% de las fincas.

 

Más allá de la brecha social que estos datos representan, los efectos de la alta concentración de tierras suponen también un riesgo para el equilibrio ambiental. Aida Pesquera señala que las actividades agroindustriales en forma de grandes monocultivos desequilibran los ecosistemas. Esto viene causadpo por el desecamiento de humedales, la desviación de la migración de aves y el alto nivel de agroquímicos aplicados al suelo para que estos cultivos sean eficientes.

“Se considera que la concentración de la tierra favorece la eficiencia, pero está demostrado que no es así. Hay beneficios para la empresa, pero mucha exclusión”, explicaba la portavoz de Oxfam. La investigadora quiso destacar también que la diversificación de la producción ya ha demostrado beneficios ambientales para los suelos y el agua.