El riesgo de contraer VIH es ‘increíblemente peligroso’ para mujeres jóvenes

Según datos de la ONU, cerca de 7.500 personas a la semana contrajeron el VIH durante el año 2015.

Cerca de 7.500 mujeres jóvenes contrajeron el VIH cada semana durante 2015, lo que las convierte en el grupo más vulnerable frente al sida. Éste fenómeno se da especialmente en África Subsahariana, una de las regiones más afectadas por la epidemia. “El mundo está fallando a las mujeres jóvenes, necesitamos hacer más y de manera urgente”, reconoció hoy Michel Sidibé, director ejecutivo de la agencia de Naciones Unidas contra el Sida (ONUSIDA), en la presentación en Windhoek, la capital de Namibia. Estos son los datos que se exponen en el último informe sobre una enfermedad que afecta a 36,7 millones de personas en todo el planeta.

Para las mujeres de entre 15 y 24 años, el riesgo de contraer el VIH es “increíblemente peligroso”. De acuerdo con el documento divulgado a tan solo diez días de que se conmemore el Día Mundial de Lucha contra el Sida, entre los años 2010 y 2015 únicamente se logró reducir el número de contagios en un 6 %, una disminución que supone un fracaso en la lucha contra la epidemia.

En palabras de Sidibé, las mujeres se enfrentan a una “amenaza triple”, debido a que están expuestas a un alto riesgo de contagio y no siguen el tratamiento. Las desigualdades de género, el acceso insuficiente a los servicios de salud sexual y reproductiva, la pobreza, la inseguridad alimentaria y la violencia son algunos de los factores que aumentan su vulnerabilidad.

Según la ONU, otro de los grandes retos de la lucha contra esta epidemia es reducir el número de muertes entre los adolescentes, que no suelen seguir el tratamiento y, en muchos casos, la medicación fracasa. Los consumidores de drogas inyectables y los homosexuales, entre los que se ha registrado un incremento de los contagios de un 36% y un 12%, respectivamente, son otros de los grupos vulnerables a este virus. Añaden también que no se han logrado frenar las infecciones entre las trabajadoras sexuales.

Entre los principales avances de la lucha contra el sida figura la caída de un 50 % del número de transmisiones del VIH a niños gracias a que el 77 % de las mujeres embarazadas con sida tuvieron acceso a medicamentos para prevenir la transmisión del virus a sus bebés.

La ONU instó a la comunidad internacional a continuar con las políticas de prevención y universalización del tratamiento con el objetivo de terminar con la epidemia para el año 2030, uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.