¿Provoca el móvil la misma adicción que una droga?

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, hoy en día, prácticamente todos los adolescentes tienen un teléfono móvil. Los padres se los dan para poder tenerlos localizados en todos momento y sentirse así más seguros. Sin embargo, se trata de una espada de doble filo, ya que “la mitad de los adolescentes hacen un uso del teléfono que está en el límite de lo adictivo”, afirma José Luis Carrasco, psiquiatra del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

El psiquiatra añade que los smartphones resultan tan adictivos como la cocaína o cualquier otra droga. “Es una adicción grave. El que la sufre no es capaz de concentrarse en nada, y sin aquello que le proporciona un estímulo, o sea, el móvil, se vuelve irritable”, explica el doctor Carrasco.

Expertos de las universidades de Salamanca y León avaluaron en un estudio publicado en el ‘European Journal of Investigation in Health, Psychology and Education’ los patrones de uso de los móviles entre los adolescentes escolarizados en centro de educación Secundaria.

En el estudio participaron 528 alumnos, de entre 12 y 19 años, pertenecientes a cinco centros educativos diferentes -cuatro públicos y uno concertado-. Las investigación se llevó a cabo a partir del Cuestionario de Evaluación de la Depresión de Beck (BDI), el Cuestionario de Evaluación de la Ansiedad de Beck (BAI), las escalas de baja autoestima y problemas escolares del Cuestionario de Personalidad MMPI-A, y el Cuestionario para evaluar el uso excesivo del Móvil (COS).

Según los resultados del estudio, un porcentaje significativo de los estudiantes que abusan del teléfono móvil muestran síntomas de depresión y ansiedad, además de baja autoestima. Un 14’8% de los alumnos que participaron en el experimento obtuvo puntuaciones que les situó en un rango de problemas escolares elevado o alto, relacionado con un uso patológico del móvil.